RITUAL PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA

RITUAL PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA

[Total:1    Promedio:5/5]

Cuando nos amamos a nosotros mismos, vemos la vida de una forma mucho más sencilla y agradable. Cuando nos damos cuenta de que la autoestima viene determinada por una elección, por la elección de querernos, es cuando vemos con claridad que tan solo se trata de una cuestión de práctica.

Entonces, si resulta tan fácil, ¿por qué no empezar ahora mismo?

El estado más alto de nuestra existencia es el amor, y todo empieza en nosotros y en nuestra capacidad para amar. Por eso, para que otros nos quieran, primero debemos querernos a nosotros mismos y a todo lo que conforma nuestra vida.

Cuando nos respetamos y tratamos de ser honestos y bondadosos también nos puede causar miedo el sentirnos desprotegidos y vulnerables, pero siendos seres humanos con intenciones puras y verdaderas es la única manera de hacer que otros también lo hagan.

Además, de manera natural conseguiremos acercaremos a aquellos destinados a estar junto a nosotros y, de igual manera, nos alejaremos de quienes no merecemos en nuestras vidas.

Junto a la autoestima vienen la transparencia y la compasión, dos elementos importantísimos en el mundo mágico y espiritual, que si los entrenamos junto a nuestra autoestima, hará que esta sea más grande cada vez y ejerza una influencia más poderosa y positiva a nosotros y todo nuestro entorno.

Practicar meditación para el amor propio nos ayudará a mejorar nuestra autoestima y el respeto hacia quienes somos. Y todos sabemos que sintiéndonos bien, todo nos resultará mucho más fácil, por lo que conseguir otros objetivos, como el amorpagar una factura o proteger nuestra salud será mucho más sencillo.

Esta meditación debe ser llevada a cabo de manera regular, tanto como puedas y quieras.

Cada uno puede tener su propio método para conseguirlo, pero mantener una actitud positiva y amable hacia ti y hacia los demás es una estupenda forma de comenzar. Una vez hayas aprendido como llevar a cabo el amor propio y ajeno, podrás hacer la meditación de forma rápida donde quiera que estés y en cualquier situación.

Meditación para el amor propio

Siéntate donde te apetezca, aunque es mejor hacerlo en algún lugar con tranquilo y apacible, para que puedas entrar fácilmente en un estado meditativo. Deja que tus pensamientos fluyan sin prestarles atención, centrándote en tu profunda y larga respiración.

Es posible que de repente sientas una avalancha de pensamientos, pero tan solo debes dejarlos ir sin prestarles atención. Tan solo céntrate en tu cuerpo y en tu respiración.

 

Debes prestar toda tu atención a los chakras de tu corazón, que se sitúan justo en el centro de tu pecho. Lo normal es que casi toda nuestra atención se acumule alrededor de nuestros ojos, ya que la visión es nuestro sentido humano más sensible, por lo que quizá debas hacer un esfuerzo bajar esa atención de los ojos a tu corazón.

El corazón es el lugar donde se almacena la paz y el amor, sea del tipo que sea.

Imagina que respiras desde el chakra del corazón. Debes sentir una poderosa bola de luz en tu pecho que se hace más grande tras cada inhalación. Al respirar absorbemos la energía positiva que nos rodea, y esto provoca que el chakra del corazón sea cada vez de mayor tamaño, hasta que sentimos que es capaz de inundar el lugar con luz, calor, amor y curación.

Para incrementar su poder podemos pensar en personas y animales a los que amamos y queremos de manera incondicional. También resulta muy efectivo pensar en cosas que generan o atraen energía. En definitiva, pensar en cosas agradables hará que todo se vuelva más agradable a nuestro alrededor.

Cuando sientas que estás en medio de esta ráfaga de energía, lee las siguientes palabras. Debes hacerlo lenta y calmadamente, sintiendo cada palabra en tu corazón:

“Hay amor infinito en el Universo,
Hay amor infinito en mi
Me veo como el alma eterna que soy
Sé que mi función es muy importante en este mundo
Guíame para ver el camino
Dame la claridad para ayudarme a ver que todo merece la pena
Soy un ser Divino y amo cada parte de mi
Tanto como amo a los demás
Gracias y que así sea.”

Respira lentamente y deja que el poder de estas palabras fluya. Si sientes algún tipo de resistencia mientras lo lees, intenta averiguar en qué parte de tu cuerpo la sientes y dirige la energía de tu corazón hacia esa zona. Una vez notes que ha desaparecido por completo o que se ha debilitado lo suficiente, es el momento de empezar a leer desde el comienzo.

Imagina a un ángel que te protege por la espalda. No se trata más que de una parte innata de tu eterno ser que siempre cuida de ti. Siente como te rodea con su energía y te consuela con su poder. Concéntrate en el amor de este ángel y del Universo durante todo el tiempo que necesites.

También puedes recordar todas las maravillosas cualidades que posees.

Piensa en todos los aspectos de ti mismo que sientes que te mejoran tu vida y las de tus seres queridos.

Céntrate en los beneficios que de alguna manera solo tú puedes conseguir, esos que la gente puede detectar o de los que tú mismo eres consciente.

Repite: Yo soy… sensible, cariñoso, amable, generoso, simpático, curioso, inspirador, creativo, cuidadoso, etc.

Diciendo estás palabras en voz alta durante tu estado de meditación hará que se vuelva más poderosa y efectiva.

Bendiciones, Asun Vidal.

 

Escribir un comentario

*

Llamar Visa
Llamar 806