Noche de San Juan

Noche de San Juan

[Total:1    Promedio:5/5]
Buenos días amigos:

Esta semana es una de las más importantes del año en cuanto a la espiritualidad se refiere. Entramos en el Solsticio de verano y con el en los días más largos del año, llenos de luz, calor y por tanto propicios a la alegría y felicidad.

En concreto la noche del 23 de junio celebramos la conocida Noche de San Juan. Esta noche a las 00.00 miles de hogueras se prenden en honor a la llegada del día más largo del año.

Muchos piensan que es una celebración puramente cristiana ya que es la fecha del nacimiento de San Juan Bautista pero la realidad es que es una celebración pagana que se celebraba mucho antes del cristianismo. Esta adaptación de fiestas paganas  al cristianismo fue muy común, son varias las festividades que con pequeñas variaciones e incorporando a las mismas un personaje religioso se han seguido practicando hasta nuestros días.

Ya los antiguos celtas celebraban esta festividad dándola en nombre de Alban Heruin y destejaban el momento en que el sol era más poderoso, el momento en que el astro rey mostraba su mayor esplendor. Tener en cuenta que los paganos adoraban al Sol como a un dios lleno de poder y por ello las hogueras se creaban par atraer su bendición sobre los hombres y para pedir fertilidad en los campos ya que vivían principalmente de las cosechas y la ganadería. También creían en el poder del Sol para conseguir pareja o conservarla.

Por todas estas creencias se realizaban diversos rituales donde el elemento principal era el fuego aunque también era muy importante el papel del agua y de las hiervas. De echo el apelativo de Verbena se aplicaba a esta fiesta porque las jóvenes casaderas de diversos lugares recogían a las doce de la noche verbera en la creencia que les ayudaba a conseguir al ser amado.

Otra creencia era que si una pareja saltaba a la vez la hoguera ese año estaría lleno de felicidad y fortuna para ellos. En otras ocasiones las muchachas arrojaban guirnaldas a su amado cruzando con ellas la hoguera, y este debía recogerla antes de que cayera al fuego, si lo conseguía dicha guirnalda se guardaba todo el año como talismán de buena suerte y protección.

Como podéis ver existen muchas variantes de creencias pero todas tienen un fin común, conseguir fortuna, amor y suerte.

Al ser un tema tan extenso y ya os decía al principio tan importante me voy a permitir la licencia de seguir tratando el tema toda la semana, espero que mañana estéis aquí de nuevo.

Y mientras, como siempre os digo, intentar ser felices.

Escribir un comentario

*

Llamar Visa
Llamar 806