Los Médium

Los Médium

[Total:1    Promedio:5/5]

Verdades y Mentiras

Para empezar, hay que confesar que en ningún otro campo se falsea tanto como en éste. Lo que podríamos llamar “los estafadores del más allá”. Y muchísimos relatos de mensajes de espíritus no ofrecen ninguna veracidad.

Pero lo cierto es que hace miles de años que los fenómenos ocultos conmueven a la humanidad. Aunque éste es un terreno muy engañoso, todo parece incierto, dudoso.

En la búsqueda de la verdad tenemos que basarnos en las experiencias y testimonios de las personas que hacen de intermediarios entre el mundo de los espíritus y el ser humano: los médium.

Al hablar de médium, se piensa en seres inquietantes, que nos pueden provocar cierta desconfianza y miedo. Todo este mundo se nos escapa a nuestra razón y preferimos no cruzarnos en su camino.

Nada más equivocado. Los médium son simplemente personas hipersensibles, receptores de vibraciones especiales. No son otra cosa que la misma palabra que les define: un medio.

La mayoría de los médium necesitan entrar en estado de trance para hacer de mediadores con los espíritus.

La ciencia no niega este fenómeno. El trance es similar a la hipnosis: queda dormido el consciente y permanece únicamente despierto el inconsciente. Unos creen que esos mensajes son parte de nuestra alma.

Sin embargo, los médium afirman que los fenómenos observados corresponden al más allá.

Existen espíritus y nos podemos comunicar con el otro mundo a través de ellos.

Una de las puertas que nos abren al misterio de otras dimensiones es la escritura automática.

El médium coge un bolígrafo y empieza a escribir automáticamente, y con la mano llevada por una fuerza extraña, empieza a registrar, sin tener conciencia de ello, largas comunicaciones.

Otra forma de ponerse en contacto con el otro mundo es a través de las llamadas mesas giratorias.

En éstas, los participantes ponen sus manos sobre la mesa creando un círculo cerrado. A menudo esta práctica suele usarse para comunicarse con algún difunto en concreto.

Obviamente, son muchas las personas que quieren saber de personas o familiares queridos ya fallecidos.

Pero, desde mi experiencia personal, todo cuanto puedo decir es que ni estoy a favor ni en contra de estos fenómenos.

Y yo he podido experimentar en mi consulta, que si entro en un estado alterado de conciencia, puedo captar mensajes de familiares muy cercanos para la persona que tengo en ese momento delante de mí. A veces, me traen testimonios de sucesos que les han ocurrido, pero siempre los pongo en duda –puede ser su imaginación, la necesidad de que eso suceda, lo que les puede confundir, o ser realidad-.

El espiritismo creo que ha de ser considerado la doctrina de las fuerzas misteriosas de un mundo superior a nosotros.

El hombre ambiciona conocer, conquistar el Universo. Pero por encima de todo, no debería olvidar jamás que existe un mundo que encierra muchos misterios sin explorar: la hondura de nuestra alma, del alma humana.

Éste es y seguirá siendo el más grande y último de todos los misterios.

 

Que algo tan maravilloso se escape de nuestras manos puede ser una cuestión únicamente de fe o un misterio que nos lleva a creer que todo tiene un sentido trascendental, imposible de alcanzar solo con la razón.

Asun Vidal.

 

Escribir un comentario

*

Llamar Visa
Llamar 806