¿Lo sabías? De San Nicolás a Santa Claus: la sorprendente historia de Papá Noel

¿Lo sabías? De San Nicolás a Santa Claus: la sorprendente historia de Papá Noel

[Total:1    Promedio:5/5]

Para conocer la evolución de Santa Claus es necesario hacer un viaje alrededor del mundo que compite con el que hace en Nochebuena.

Cualquier niño puede decirte de dónde es Santa Claus: del Polo Norte. Pero su viaje histórico es todavía más largo y fantástico que su circunnavegación nocturna anual alrededor del mundo.

El Santa Claus norteamericano actual nació en el Mediterráneo, evolucionó por el norte de Europa y finalmente tomó la forma que ahora nos es tan familiar en las orillas del Nuevo Mundo.

¿Quién es este Papá Noel y cómo llegó hasta aquí?

San Nicolás

Las imágenes de San Nicolás, el antepasado original de Santa Claus, varían considerablemente, pero ninguna de ellas se parece demasiado al anciano de mejillas sonrosadas y barba blanca al que estamos acostumbrados hoy en día.

Una de las imágenes más convincentes que tenemos del San Nicolás real no la crearon artistas antiguos, sino forenses expertos en reconstrucción facial.

Los restos del obispo griego que vivió en los siglos III y IV se encuentran en Bari, Italia. Cuando se reparó la cripta de la basílica de San Nicolás en la década de 1950, el cráneo y los huesos del santo quedaron documentados con rayos X y miles de mediciones detalladas.

Caroline Wilkinson, antropóloga facial en la Universidad de Manchester (Inglaterra), usó estos datos y las simulaciones realizadas con software de última generación para crear una reconstrucción de este hombre. Wilkinson puso un rostro humano en el homónimo original de Santa Claus, una cara con una nariz rota posiblemente durante la persecución de los cristianos bajo el gobierno del emperador romano Diocleciano.

De San Nicolás a Santa Claus

¿Cómo se convirtió San Nicolás en un habitante del Polo Norte que reparte regalos de Navidad?

El santo original fue un hombre griego que nació unos 280 años después de Cristo y que se convirtió en el obispo de Mira, una pequeña ciudad romana en la actual Turquía.

Nicolás no era ni gordo ni alegre, sino que se forjó una reputación como defensor rebelde y apasionado de la doctrina de la Iglesia durante la «Gran Persecución».

Cuando se quemaban Biblias y se obligaba a los sacerdotes a renunciar al cristianismo, o se les ejecutaba.

Nicolás desafió estos edictos y pasó años en la cárcel antes de que Constantino otorgase legitimidad al cristianismo en su imperio. La fama de Nicolás perduró mucho después de su muerte (el 6 de diciembre de un año desconocido, a mediados del siglo IV) porque se le asociaba con muchos milagros y todavía se le rinde culto hoy en día, independientemente de su vinculación con Santa Claus.

Nicolás saltó a la fama entre los santos porque era el patrón de numerosos grupos, desde los marineros hasta naciones enteras. Pero en torno al año 1.200, según explicó el historiador Gerry Bowler, empezó a conocerse como patrón de los niñosy portador de regalos mágicos por dos grandes historias de su vida.

En el relato más conocido, el joven obispo Nicolás salva a tres jóvenes de una vida dedicada a la prostitución cuando le da en secreto tres sacos de oro a su padre endeudado, que podrá utilizar para pagar sus dotes.

 

Que no se pierda la ilusión!

Asun Vidal.

Escribir un comentario

*

Llamar Visa
Llamar 806