Las 10 mujeres más sanguinarias de la historia, sus crímenes son tan atroces que se ha prohibido hablar de ellos

[Total:1    Promedio:5/5]
Todos los días vemos casos demasiado crueles en donde se desdibuja una sociedad pacífica llena de comportamientos que invocan a la muerte.

WOW te invita a que conozcas los casos más aberrantes de mujeres asesinas que han dejado al mundo tan mal que se prohíbe nombrarlas.

1. El demonio rubio

La directora de los campos de exterminio de Ravensbruck, Auschwitz y Bergen-Belsen, pasó a la historia bajo el sobrenombre de “Demonio Rubio” y “Ángel de la Muerte”.

Una de las superintendentes más brutales de los campos de concentración de mujeres de la Alemania hitleriana recurrió a la violencia física y psicológica, mató a mujeres y se divirtió haciéndolo. Ella daba a sus perros las víctimas y seleccionó a cientos de personas para enviarlas a las cámaras de gas.

Greze llevaba botas pesadas con ella siempre, además de la pistola y un látigo trenzado con el que maltrataba.

Fue sentenciada a la orca.

2. Ilse Koch, la bruja de Buchenwald

El activista alemán y esposa de Karl Koch, el comandante de los campos de concentración Buchenwald y Majdanek, conocida bajo el seudónimo de “Frau Abajur” o “bruja de Buchenwald”, también fue acusada de dejar recuerdos aterradores en la piel humana.

El mayor valor para la diabólica soldado era la piel de los gitanos y los presos soviéticos con tatuajes en la espalda y el pecho.

Los prisioneros de guerra desfiguraron su piel en aquellos lugares ocultos y agigantados en donde se concentraba el gas que los llevó a la muerte.

Ilse Koch se suicidó ahorcándose en una prisión para mujeres el 1 de septiembre de 1967.

3. Mira Hindley y la matanza en la pradera de Saddleworth

En compañía de su novio Ian Brady, quien tenía un fronduoso historial de crueldad animal, violencia y algunos arrestos por motivos sexuales; fueron los ejecutores de “la pradera de Saddleworth” en Manchester en los años 60.

Juntos, estos dos monstruos fueron responsables del secuestro, la coacción estricta, la tortura y el asesinato de tres niños hasta los 12 años de edad y dos adolescentes, de 16 y 17 años, dejándolos a todos muertos en la pradera de Saddleworth en donde los encontraron posteriormente.

Hindley fue entregada por su medio hermano de 17 años a la policía, pero ella se declaró inocente en todos los asesinatos.

Fue declarada culpable de tres asesinatos y sentenciada a cadena perpetua. Nunca abandonó las paredes de la prisión y murió en el confinamiento en 2002.

4. Katherine Knight cocinó a su novio

Fue la primera mujer australiana sentenciada a cadena perpetua sin libertad condicional.

En octubre de 2001, durante una disputa familiar, atacó a su novio John Charles Thomas Price con un cuchillo para cortar la carne y luego amaneció sobre el cadáver.

Ella le dio unas 30 puñaladas con el cuchillo y luego le quitó la piel al cadáver.

Además de todo, Katherine Knight desmembró el cuerpo y cortó la cabeza con el cuchillo de picar las verduras, cocinó su cabeza y partes de su cuerpo, y los colocó junto con vegetales en platos con tarjetas con los nombres de sus hijos.

El motivo del crimen fue una ofensa trivial. Está encerrada en el Centro penitenciario de Mujeres en Silverwater.

“Este fue un crimen atroz, casi más allá de la contemplación en una sociedad civilizada”, dijeron los jueces.

5. Diana Downs mató e hirió a sus hijos

En 1984, esta mujer sanguinaria, fue condenada. La corte demostró su culpabilidad al causar una severa mutilación física a tres de sus hijos, uno de los cuales murió más tarde.

Cambió su amor por los niños a una pasión por otro hombre, su amante, Lew, quien le dejó claro a la mujer que no iba a vivir con alguien que tuviera hijos.

Así que se embarcó en una destrucción a sangre fría de los “obstáculos” a su felicidad.

La mujer metió a los niños en el automóvil y los llevó a un lugar desértico, allí ella mató a Cheryl de 7 años con una pistola e hiriendo a Christie y Danny.

Danny, de tres años, como resultado de las inyecciones en el centro de atención, quedó paralizado debajo de la cintura y Christy, de ocho años, se quedó sin palabras y con parálisis en la mitad del cuerpo.

En la corte, Christy apenas podía explicarle al jurado lo que había sucedido. Ahora la asesina de niños Diana Downs está cumpliendo una pena de prisión casi eterna.

6. Susan Smith ahogó a sus pequeños

Esta mujer también sufrió un trastorno de personalidad que causó la muerte de sus dos hijos, Alex y Michael.

La mujer era infeliz desde su infancia, después de haber sobrevivido al extremo la violación por su padre. Ella afirmó que su padrastro también la había abusado y que su madre la culpó todo.

Este fue el inicio de la aparición de sus impulsos narcisistas.

La joven madre amarró a sus hijos en el asiento trasero de su automóvil, permitiendo que el automóvil se deslizara desde el muelle hasta el lago.

Tiempo después ella dijo a las autoridades que los niños habían sido secuestrados por un hombre negro; pidió ayuda en televisión dándole toda la publicidad al caso.

Pero cuando la pusieron en el detector de mentiras, no pasó. Le preguntaron si ella conocía el paradero de sus hijos y esta fue la prueba para poderla condenar a cadena perpetua.

El motivo del crimen fue el amor de un admirador rico que no quería ver a los niños a su alrededor.

7. Karla Homolka una sádica total

Esta chica canadiense de origen checo en su juventud era adicta al satanismo; trabajaba a tiempo parcial en clínicas veterinarias, matando animales.

Pronto, Karla, de 17 años, se encontró con Paul, de 23 años y se interesó en las fantasías de la novia sádica.

Después de probar sus ideas, la pareja decidió pasar a “material vivo”, Karla atrajo a jóvenes a su casa, creando una verdadera prisión allí para ellas.

Las atrocidades sexuales llevadas a cabo por la pareja han superado todo lo que se ha conocido alguna vez. Las víctimas eventualmente se convirtieron en tres niñas de entre 13 y 15 años. Paul las obligó a suplicarle mientras Karla grababa todo en video.

Después de su arresto, Karla dio evidencia, lo que le permitió ser sentenciada a solo 12 años, pero Paul pasaría el resto de su vida tras las rejas por actuar como el ejecutor de los planes de su novia.

8. Beverly Alitt, la enfermera asesina

Esta asesina en serie era una enfermera. La inglesa abusó de su posición para satisfacer sus fantasías atacando a ancianos y a niños indefensos.

Ella preparó una inyección de cloruro de potasio o insulina, causando un paro cardíaco en sus víctimas. A 13 niños los atacó matando a cuatro de ellos. Todo esto sucedió durante unos dos meses en su casa.

Entre las víctimas estuvieron niños de entre dos meses y cinco años; en el caso de Becky Phillips, de dos meses, los padres estaban tan agradecidos con Beverly por cuidar al bebé que le pidieron que fuera su madrina, y fueron las inyecciones de la enfermera las que causaron la parálisis y el daño cerebral posteriores en él.

Solo después del último caso con Claire de seis años y medio, la administración del hospital llamó a la policía, sospechando que algo malo ocurría en una insuficiencia cardíaca muy rara pero frecuente en niños.

Resultó que, en todos los casos, Beverly estaba de servicio. Después del arresto de la enfermera, los psiquiatras hablaron con ella, quien reveló un trastorno conocido como Síndrome de Munchausen.

Fue condenada a cadena perpetua en una clínica especial donde se alojan los delincuentes con enfermedades mentales.

9. Andrea Yates ahogó a sus hijos en la bañera

Tenía una grave enfermedad mental que causó que la mujer matara a sus cinco hijos, ahogándolos en el baño.

A la mujer nunca se le diagnosticó esquizofrenia, pero tenía serias discapacidades mentales como depresión posparto larga y severa y un intento de suicidio.

El nacimiento de un gran número de niños con un intervalo mínimo resultó en el hundimiento de una mujer en un pozo psicológico.

El culpable de esto se puede considerar a su marido, un ingeniero informático de la NASA, que quería tener muchos descendientes. Sin embargo, más tarde transfirió la culpa de lo que le sucedió al psiquiatra familiar.

El especialista fue acusado de no ser capaz de darse cuenta de la gravedad de la situación y señalarlo.

Como resultado, un día la mujer decidió ahogar a todos sus bebés en el baño uno a uno. El mayor tenía solo 7 años y el menor, 6 meses. Luego de lo que había hecho, la mujer llamó al 911 y a su esposo.

.Al dar una entrevista, la criminal confesó que quería matar a los niños porque no eran justos. Siendo una católica celosa, Andrea de repente se dio cuenta de que sus propios pecados no le permitirían a sus hijos crecer para ser cristianos ejemplares. Como resultado, la privación de su vida le pareció la mejor solución.

10. Rosemary West y la más sanguinaria de las matanzas

Esta mujer era colega de otro asesino en serie, Fred. Junto con él, fingieron ser amables, invitando a las jóvenes a sus casas, prometiéndoles ayuda con el alojamiento y la comida, pero las desafortunadas víctimas jamás pensaron lo que les sucedería.

Ella tenía ocho hijos, trabajó durante mucho tiempo en su propia casa-burdel. En el mismo lugar, también se vendieron drogas y allí fue donde la mujer comenzó a planear un placer perverso lleno de dolor.

Los dos asesinos se burlaban sádicamente de sus víctimas, arrancándoles los dedos y quitándoles las rótulas mientras estaban vivos. Mataron a 10 personas incluida su propia hija Heather enterrando los cuerpos en su propio jardín

El tribunal posteriormente encontró a la mujer culpable y agregó a su lista el homicidio de su hijastra Michele.

Lo más probable es que el número de víctimas fue mucho mayor, porque Fred testificó que podría ser el asesino de otras 20 niñas que desaparecieron en ese momento.

El jurado condenó a los asesinos a cadena perpetua teniendo que ir a terapia psicológica por haber visto tales vejámenes. Fueron horrendos.

Fuente: wow.je

Escribir un comentario

*