Esta máscara está entre los objetos de metal humano más antiguo en América del Sur

Esta máscara está entre los objetos de metal humano más antiguo en América del Sur

[Total:1    Promedio:4/5]
Una máscara de cobre rectangular encontrada recientemente en el sur de los Andes en Argentina tiene 3.000 años de antigüedad, uno de los objetos de metal hechos por humanos más antiguos de América del Sur.

Una antigua máscara de cobre rectangular que se encuentra recientemente en los Andes del sur de Argentina tiene unos 3.000 años de antigüedad, uno de los objetos de metal más antiguos de América del Sur, y su descubrimiento desafía la idea aceptada de que la metalurgia sudamericana se originó en Perú.

Arqueólogos han encontrado  en un sitio donde los adultos y los niños fueron enterrados, la máscara data de aproximadamente 1000 aC, los científicos escribieron en un estudio que describe el hallazgo. Los agujeros marcan la posición de los ojos, la nariz y la boca de la máscara, con aberturas adicionales pequeñas y circulares cerca de los bordes que podrían haber sido roscados para asegurarlo a una cara o a un objeto.

Los Articifes del hallazgo, Genaro Chaile y su madre Cecilia Marcial, quienes encontraron la máscara, alertaron del hallazgo y la donaron al Museo Eric Boman de Santa María de Yocavil, en la Provincia de Catamarca.

Se han encontrado fuentes de mineral de cobre a 70 kilómetros (44 millas) del lugar donde se descubrió la máscara, lo que sugiere que se produjo localmente. Por lo tanto, es muy probable que la metalurgia haya surgido en la Argentina al mismo tiempo que se estaba desarrollando en Perú, escribieron los investigadores en el estudio.

Se han encontrado objetos de oro de casi 4.000 años de antigüedad en el sur de Perú, según un estudio publicado en febrero de 2008 en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias. Los artefactos de bronce que datan del año 1000 dC fueron encontrados previamente en los Andes peruanos, aunque es difícil para los expertos decir con certeza si los objetos se originaron donde fueron encontrados o si el comercio los trajo allí.

La metalurgia local en el Perú aún perdura – en metales traza que se encuentran en los sedimentos locales, que datan de la época preincaica, los científicos también aprendieron en 2007.

El tiempo durante la temporada de lluvias de verano expuso la máscara de metal – junto con una colección de huesos humanos – en una tumba cerca del pueblo de La Quebrada, en el noroeste de Argentina, escribieron los autores del estudio. Había alrededor de 14 cuerpos en el área del entierro, con los huesos mezclados todos y la máscara colocada encima de una esquina de la pila.

Cerca, un segundo cementerio ocupaba un solo ocupante. Los huesos de un niño de aproximadamente 8 a 12 años de edad, que data también de hace unos 3.000 años, fueron enterrados con una perla de piedra y con lo que parecía ser un colgante de cobre, perforado por un pequeño agujero cerca de la parte superior.

La máscara mide aproximadamente 7 pulgadas (18 centímetros) de largo y casi 6 pulgadas (15 cm) de ancho. Las impurezas en el cobre son inferiores al 1 por ciento. Para crear la máscara, alguien habría martillado el metal plano mientras hacía frío y luego recalentado, según los investigadores.

La edad de estos objetos metálicos -en particular la máscara, diseñada para parecerse deliberadamente a un rostro humano- sugiere fuertemente que las personas en las regiones argentinas de los Andes estaban convirtiendo el cobre en artefactos antes de lo que se pensaba anteriormente.

“La prueba de la fundición y el recocido del cobre (un proceso de enfriamiento lento del metal para hacerlo más fuerte) destaca aún más los valles argentinos del noroeste y el norte de Chile como centros tempranos en la producción de cobre”, escribieron los investigadores.

“Estos datos son esenciales para cualquier narrativa que busque entender el surgimiento de la metalurgia andina”, agregaron. Los resultados, que fueron publicados en línea el 5 de junio en la revista Antiquity, fueron publicados originalmente en 2010 en la revista Boletín del Museo Chileno de Arte Precolombino.

Fuente: www.livescience.com

Escribir un comentario

*