Encontrar la Felicidad

Encontrar la Felicidad

[Total:1    Promedio:5/5]
¿Cuál es el secreto de una vida feliz? Aunque definitivamente usamos nuestra mente todos los días, muy pocos de nosotros hemos tomado tiempo para cultivar una profunda comprensión de su naturaleza y función. Es probable que, a menos que hayamos estudiado y entrenado en las enseñanzas de Buda, probablemente sabemos muy poco acerca de los diferentes tipos de mente, cómo se generan y qué impacto tienen en nuestras vidas. Es muy difícil para la mayoría de las personas reconocer los estados mentales a medida que surgen, y especialmente para distinguir entre los que son virtuosos y los que no son virtuosos. Por otra parte, a menudo estamos en una pérdida completa de cómo podríamos cultivar la primera y abandonar la segunda. ¿Qué tiene que ver la comprensión de la mente con la creación de una vida feliz? La felicidad y el sufrimiento son ambos estados meramente mentales.

Por lo tanto, para estar verdaderamente libres del sufrimiento y disfrutar de la felicidad en cada momento, es imperativo que poseamos una comprensión profunda y profunda de la mente y cómo mantener el control sobre ella. Esta es la mejor y más fiable forma en que podemos mejorar mucho nuestra calidad de vida tanto ahora como en el futuro.

A veces las cosas no van como queremos. A veces nos sentimos inundados de desafíos y dificultades. Por costumbre, nuestra reacción normal a estos eventos es considerar la situación misma como el problema.

La felicidad y el sufrimiento sólo existen dentro de la mente. En realidad, sin embargo, todos nuestros problemas surgen de nuestra propia mente.

Para aquellos que no están familiarizados con su mente, esto suena contra-intuitivo o completamente falso, pero si tomamos el tiempo para investigar profundamente vamos a descubrir esta verdad por nosotros mismos. Cuando podemos responder a las dificultades de la vida con una mente positiva y pacífica, de repente parecen derretirse en nada justo ante nuestros ojos. De hecho, incluso podemos llegar a verlos como desafíos emocionantes para el crecimiento personal y espiritual. Los problemas sólo surgen cuando adoptamos un estado mental negativo en respuesta a una situación difícil o inesperada. Debido a esto, si queremos liberarnos de todos nuestros problemas, debemos tomar control de nuestra mente.

Es cierto que este mundo moderno sigue descubriendo nuevos conocimientos y desarrollando nuevas formas de influir en nuestro entorno. Los últimos años han dado especialmente fruto a desarrollos extraordinarios. ¡El progreso avanza! Pero si miramos con cuidado, encontraremos que el sufrimiento en todo el mundo no ha disminuido, y no hay menos problemas que encontrar. Se podría decir, de hecho, que hoy existen problemas aún mayores y más variados que nunca.

Claramente, la verdadera felicidad no puede ser alcanzada por un control cada vez mayor sobre nuestro mundo externo. La felicidad y el sufrimiento sólo existen dentro de la mente, por lo que sus orígenes no pueden encontrarse fuera de la mente. Para lograr realmente la felicidad permanente y la libertad de todo sufrimiento, debemos primero lograr una comprensión profunda de la mente.

La fuente de nuestros problemas ¿Por qué es tan difícil mantener una mente continuamente feliz y pacífica si tenemos todo este potencial para la paz y la felicidad dentro de nosotros? La respuesta es porque habitualmente sucumbimos a pensamientos engañados que consumen nuestra mente y destruyen nuestra paz interior. No hay tal cosa como una persona intrínsecamente mala. Las distorsiones son formas distorsionadas y engañosas de ver nuestro propio ser, los demás y el mundo que nos rodea. La ira, por ejemplo, corrompe nuestra visión de los demás para que parezcan intrínsecamente malos. Sin embargo, no existe tal cosa como una persona intrínsecamente mala. El apego deseoso, por otra parte, ve su objeto del deseo como intrínsecamente bueno, beneficioso o absolutamente necesario.

Si tenemos un fuerte deseo de pastel de chocolate, entonces a nosotros que el pastel de chocolate aparece intrínsecamente, irresistiblemente bueno. Pero después de la tercera pieza comenzamos a sentirnos enfermos, y entonces ya no parece tan delicioso – ¡incluso podemos encontrarlo repulsivo! Esto demuestra claramente que, como todas las cosas, la torta de chocolate en sí no es ni deliciosa ni repugnante. Más bien, es la mente engañada del apego que proyecta todo tipo de cualidades atractivas sobre lo que contemplamos y luego se relaciona con ellas como si esas cualidades procedieran del propio objeto.

Todos los delirios funcionan de esta manera, dentro de nuestra mente, así como las mentes de los demás. Proyectan su propia versión distorsionada de la realidad al mundo, y nos convencemos de que esta proyección debe ser verdad. Cuando los delirios surgen dentro de nosotros, hemos perdido nuestro control de la realidad y no podemos ver las cosas como realmente son. Debido a que nuestra mente está siempre bajo el control de, al menos, formas sutiles de ilusión todo el tiempo, no debemos sorprendernos de nuestro aparentemente interminable estrés, ansiedad y confusión. Es como si estuviéramos continuamente persiguiendo espejismos, encontrando sólo decepción cuando no parecen cumplir nuestros deseos o pacificar nuestras frustraciones.

Fuente: meditationintampabay.org

Escribir un comentario

*

Llamar Visa
Llamar 806