Poveglia (Italia) El misterio de la llamada Isla de los Muertos

Poveglia (Italia) El misterio de la llamada Isla de los Muertos

[Total:1    Promedio:5/5]

Poveglia es realmente una pequeña isla situada en el Laguna de Venecia que desgraciadamente quedó marcada en la historia por relatos tan tristes como espeluznantes. Es más conocida como La isla de no retorno o La isla de los muertos, pues las personas que allí fueron confinadas nunca volvieron, ni siquiera sus cuerpos sin vida.

Se dice que actualmente, el oleaje todavía arrastra algunos restos humanos carbonizados. Además, la visita a este lugar está prohibida y no hay barcos que lleguen a las cercanías de sus costas.

Las autoridades de la ciudad y el clero decidieron tomar la medida de trasladar los cadáveres a la isla de Poveglia, aunque se dice que no se fueron solamente los cadáveres, sino que cualquier sospechoso de haber contraído la enfermedad era puesto en cuarentena en la isla.

Casi todas las personas han escuchado al menos una vez en su vida hablar de la historia de la temible y embrujada Poveglia, la Isla de los Muertos.

Filmes, documentales, serie de TV, libros y millares de historias de ficción se han inspirado a través de los tiempos en ese misterioso territorio donde han desparecido miles de personas y se han forjado las más terroríficas leyendas.

La mayoría de los que se ven obligados hoy a cruzar cerca de la Isla sienten escalofríos provocados por todos los mitos y leyendas que se le asocian y que van desde sonidos sobrenaturales que se escuchan como llantos y gemidos hasta avistamientos de espíritus vagantes.

La pura verdad es que la isla sido objeto de ficción desde hace muchos años y material habitual de producciones de televisión que lo utilizaban como parte de la trama de sus historias fantásticas y de terror. Este hecho es producto de que nunca se le pudo dar una explicación científica comprobada y pausible a muchos hechos que tuvieron lugar en esa pequeña región de Italia.

Poveglia es relamente una pequeña isla situada en el Laguna de Venecia que desgraciadamente quedó marcada en la historia por relatos tan tristes como espeluznantes.

Es más conocida como La isla de no retorno o La isla de los muertos, pues las personas que allí fueron confinadas nunca volvieron, ni siquiera sus cuerpos sin vida. Se dice que actualmente, el oleaje todavía arrastra algunos restos humanos carbonizados. Además, la visita a este lugar está prohibida y no hay barcos que lleguen a las cercanías de sus costas. Aunque de igual manera, la mayoría de la gente no se atreve a visitarla por las múltiples leyendas de terror.

Realmente, a comienzos del Renacimiento es sabido que Europa sufrió la peor pandemia de la historia de la humanidad, la mortífera peste negra bubónica que azotó de gran manera a Venecia, ciudad italiana, un lugar muy húmedo y con un poderoso flujo de mercaderes. La peste fue especialmente devastadora en esa región cuyas calles quedaron repletas de grandes pilas de cadáveres que invadían el ambiente de olor a muerte y a putrefacción y con restos de la enfermedad. El número de víctimas crecía tanto que el espacio se quedaba cada vez más pequeño.

Fue debido a ello que las autoridades de la ciudad y el clero decidieron tomar la medida de trasladar los cadáveres a la isla de Poveglia, aunque se dice que no se fueron solamente los cadáveres, sino que cualquier sospechoso de haber contraído la enfermedad era puesto en cuarentena en la isla.

Algunas veces eran quemados vivos, mientras que otras eran abandonados entre las pilas de cadáveres. Las leyendas populares relatan que desde la ciudad de Venecia podían escucharse los lamentos de los enfermos agonizantes y que cada día llegaban alrededor de 500 víctimas a la isla, donde en pocos años fallecieron más de 160 mil personas.

Para aumentar su mala fama, durante los siglos y epidemias posteriores, esta Isla se siguió utilizando como cementerio y crematorio, por ello su apodo de La isla de los muertos.

Para colmo de males, en el año 1922 construyeron un psiquiátrico en Poveglia y el destino de los nuevos inquilinos no fue mucho mejor que el de los afectados por la peste bubónica.

Según cuentan, los encargados del hospital llevaban herramientas tan rudimentarias como taladros de mano, cinceles y martillos, y ensayaban sus diversas y catalogadas como técnicas de curación con los enfermos mentales.

Relatan los datos recogidos de aquella etapa que después de muchos años, el director del hospital empezó a enloquecer pues según decía, veía y escuchaba a los espíritus de aquellos enfermos que habían muerto en el lugar.

Por ello un día subió a la torre del campanario y saltó. Con ese acontecimiento llegó el final del psiquiátrico, que pasó a ser propiedad del estado.

Por supuesto, no faltan las leyendas locales que refieren que el espíritu del médico sigue entre los ladrillos del campanario y por ello algunas noches se escucha el repicar de la campana en toda la bahía.

Lo que sí está claro es que actualmente, el 50 por ciento del suelo superficial de la isla está compuesto por cenizas y huesos humanos y que ciertamente, el oleaje aún arrastra hasta la orilla restos carbonizados. Eso hace que la Isla sea uno de los destinos favoritos de los amantes de los fenómenos paranormales, que la visitan de forma totalmente clandestina y cuentan que, por los pasillos del antiguo hospital en ruinas, todavía se ven sombras en movimiento y se oyen los gritos y gemidos de los enfermos.

Fuente: es.newsgur.com

Escribir un comentario

*

Llamar Visa
Llamar 806