Diferencia entre un ritual y un hechizo

Diferencia entre un ritual y un hechizo

[Total:1    Promedio:5/5]

En realidad, existen muchas diferencias entre un ritual y un hechizo. Aunque muchas personas se pueden confundir buscando información o ayuda sobre este tipo de temas, el ritual y el hechizo son cosas completamente distintas.

El ritual se puede definir como una serie de acciones, símbolos o tradiciones que se suelen realizar con el fin de atraer buena suerte y alejar o limpiar algún objeto de energías negativas.

En los rituales se suelen utilizar plantas, flores, velas, sal, arroz con la finalidad de hacer una petición concreta o buscando protección.

Normalmente, están basados en creencias, tradiciones o costumbres que han pasado de generación en generación.

Principales diferencias entre estos dos recursos esotéricos

El hecho de que cualquier acción cotidiana se repita durante muchos años puede convertirse perfectamente en un ritual, ya sea como forma de costumbre o para cubrir una necesidad material (atraer dinero, encontrar trabajo, etc.)

Por otra parte, el hechizo se diferencia del ritual tanto por su carácter mágico como por su intencionalidad.

Esto quiere decir que se puede utilizar un hechizo con la intención de obtener el mismo objetivo que con un ritual, pero el hechizo muchas veces pretende ir un poco más lejos.

En general, se suelen considerar los hechizos como acciones egoístas que se hacen para conseguir beneficios propios.

A veces, se realizan con la intención simplemente de adivinar el futuro lo que se denomina sortilegio pero también, se pueden hacer para afectar la voluntad de otra persona, lo que se conoce como encantamiento.

El hechizo al igual que el ritual, es una acción concreta en la que se utiliza una serie de materiales con el fin de obtener alguna necesidad, normalmente las que están relacionadas con el amor, la salud y el dinero.

En algunas ocasiones, los hechizos pueden causar perjuicios si se actúa de forma egoísta y también por desconocimiento.

Por ese motivo, es muy importante saber diferenciar entre ritual y hechizo. Conocer en de qué forma se llevan a cabo cada uno y evitar en la medida de lo posible cualquier método que pueda hacer daño a otras personas o a uno mismo.

Quien no ha recurrido alguna vez a un ritual o hechizo para mejorar cualquiera de los pilares de la vida, ¿no?

La salud, la felicidad, la fortuna, el trabajo y el amor. En la vida, aunque no nos demos cuenta, estamos rodeados de ritos.

Todos conocemos los ritos de la religión católica: bautizos, comuniones, entierros

Cada religión tiene los suyos, digamos que cada una suele llevar sus ritos asociados.

También en fiestas locales podemos encontrar muchos rituales, incluso hechizos muy singulares que se hacen cada año en una fecha concreta. Porque esto de los rituales no es nuevo, ya sabes.

Ritual con almendras

Los rituales con almendras son algo que vienen siendo muy utilizados en los últimos tiempos para eliminar la mala suerte de los hogares.

Además de la multitud de propiedades que este fruto seco tiene, la magia blanca también es capaz de darle una utilidad en forma de ritual o hechizo con el que conseguir cortar la mala racha de suerte nefasta que pueden sufrir los hogares hoy en día.

Puede que no creas en una mala racha de mala suerte, pero cuando la sufres te das cuenta de que a veces hay energías negativas que lo único que hacen es atraer más desgracias al núcleo familiar que vive en tu hogar.

Hace falta erradicar esa energía nociva, con este ritual con almendras podrás conseguirlo.

Pasos y elementos para realizar el ritual con almendras

Con este sencillo ritual harás una llamada a que la buena suerte vuelva a tu hogar.

También puedes realizarlo previo a emprender nuevos proyectos, para espantar la mala suerte. Necesitarás:

  • Medio litro de agua natural
  • Medio metro de franela amarilla (trapo para frotar el suelo)
  • 5 almendras
  • Deberás tener tu hogar, ya sea piso o casa, bien limpio.
  • Pon a hervir las almendras, con la cáscara incluida, durante por lo menos cinco minutos. Tras dejar enfriar el agua con las almendras, lo viertes a un recipiente de cerámica o de cristal, nunca de plástico.
  • Sumerge tu mano derecha y sacude sobre la franela amarilla hasta quedar bien empapada.
  • Con ella bien mojada comienzas a frotar el suelo de tu hogar, cuando lo necesites, la vuelves a humedecer pero siempre con el agua que sale de tu mano derecha.

Este ritual debes realizarlo antes del mediodía de un sábado, así, gracias al poder que esotérico que desprenden las almendras, podrás alejar la mala suerte de tu hogar, purificar de malas intenciones de otras personas y crear un efecto llamada para que las buenas vibraciones acudan.

Bendiciones…vuestra amiga y consejera…

Asun Vidal.

 

Escribir un comentario

*

Llamar Visa
Llamar 806