Día de todos los Santos: ¿Por qué es el 1 de noviembre?

Día de todos los Santos: ¿Por qué es el 1 de noviembre?

[Total:1    Promedio:5/5]

El Jueves 1 de noviembre es festivo por ser el Día de Todos los Santos, pero ¿cuál es en realidad el origen de esta celebración?

El Jueves 1 de noviembre disfrutaremos de un festivo por ser el Día de Todos los Santos. Pero aunque se lleve celebrando toda la vida, muchos siguen sin saber el origen de esta festividad a la que acompañan también una gran variedad de ritos.

Su origen, como es obvio, tiene que ver con la Iglesia Católica, y se remonta a hace más de 1280 años. En realidad, y aunque sea una forma muy poco correcta de decirlo, se trató de un “parche” del Vaticano para conseguir que todos los santos fueran venerados al menos un día al año.

Una medida “parche” para el 1 de noviembre

El impulsor de esta medida fue el papa Gregorio III, que durante su tiempo de pontificado (731-741) consagró una capilla en la Basílica de San Pedro en honor de todos los Santos, y fijó su aniversario para el 1 de noviembre.

Más tarde, situándonos ya a mediados del siglo IX, el papa Gregorio IV (827 a 844) extendió la celebración a toda la Iglesia. De esta forma, todos los santos tienen un día del calendario para ser venerados, incluidos los que además poseen una fiesta propia en el calendario litúrgico.

Día de todos los Santos: festivo con ‘obligación’

Al ser un día en el que se veneran a todas las citas del santoral, la tradición le ha convertido en festivo y no laborable. Por lo general, las catedrales lo celebran exhibiendo las reliquias de los santos que tienen entre sus muros.

Pero también, según marca la Iglesia, es “de precepto para los católicos”, lo que quiere decir que todos ellos deberán participar de la Santa Misa y acudir al Templo.

Antes del ‘Día de los Muertos’

Que el Día de Todos los Santos se sitúe justo antes del Día de los Fieles Difuntos, al que tradicionalmente se le conoce como ‘Día de los Muertos‘, tampoco es casual.

El 2 de noviembre es habitual visitar los cementerios para recordar a nuestros difuntos y “coronarlos” con flores.

Al celebrar justo un día antes el Día de Todos los Santos, y ser preceptivo acudir a misa, la Iglesia se “garantizó” de esta forma que en el ‘Día de los Muertos’ todos los santos hubiesen sido venerados, así como que sus feligreses hubiesen rezado, confesado y comulgado recientemente.

No sólo en España

Esta festividad no solo se celebra en España, sino que desde que el papa Gregorio IV la extendió a toda la Iglesia, como hemos dicho a mediados del siglo IX, se vive igual en todos los países de mayoría católica.

Así, al igual que en nuestro país, casi toda latinoamérica disfruta el día 1 de noviembre de un día festivo para venerar a sus santos antes del Día de los Fieles Difuntos.

Diferente en ortodoxos, anglicanos y luteranos

Con el transcurso de los años y los diferentes cismas que sufrió la Iglesia Cristiana, el catolicismo es la única que mantiene el día 1 de noviembre para celebrar el Día de Todos los Santos.

Por su parte, en la Iglesia Ortodoxa (la segunda iglesia cristiana con más fieles tras la Católica), en la Anglicana y en la Luterana o protestante; esta festividad se conmemora el primer domingo después de Pentecostés (la festividad religiosa que se celebra cincuenta días después de Pascua, en la que los cristianos conmemoran la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles).

Asun Vidal.

Escribir un comentario

*

Llamar Visa
Llamar 806