Cuando el amor de tu vida desaparece, 5 pasos para ayudarte a sanar

Cuando el amor de tu vida desaparece, 5 pasos para ayudarte a sanar

[Total:1    Promedio:5/5]
El final de una relación o el matrimonio puede sentirse como la muerte. El dolor es una respuesta apropiada. Esto significa que la ira, la tristeza, la negación pueden surgir. Es visceral. La respiración es difícil. No puedes dormir. Para la persona que se queda, puede sentirse como el fin del mundo.

Usted se pregunta si usted incluso sobrevivirá. Decir que estás herido y confundido o enojado es demasiado poco. Se siente mucho más grande; Como si todo hubiera sido revuelto y sacudido, como si el suelo hubiera desaparecido bajo tus pies.

Junto con la negociación de asuntos urgentes prácticos como las finanzas, la vivienda y la crianza de los hijos, también puede encontrarse cara a cara con el abandono, el rechazo y los problemas de autoestima, algunos de los cuales pueden haber estado latentes y están surgiendo por primera vez. Este es un lugar muy, muy sensible para encontrarse. Es muy incómodo. En mi trabajo como consejero noto patrones y tendencias comunes en mis clientes. También he identificado oportunidades y puntos de elección para avanzar de una manera saludable. Aquí hay cinco principios que pueden ayudar

1. Siente lo que sientes

Los sentimientos no son negociables. No pueden estar equivocados. Simplemente lo son. Es importante sentir lo que sientes. Cuando negamos emociones incómodas, vuelven a atormentarnos, o conducen nuestra conducta desde debajo de la conciencia, sin nuestro consentimiento activo. Regla de oro – no hay necesidad de animar o negar sentimientos. Fíjalos, nombralos (“Me siento triste”) y míralos cambiar con el tiempo. Nota – La ira es un sentimiento. El miedo es un sentimiento. La tristeza es un sentimiento. “S / Él es un monstruo de control” no es un sentimiento. (Más sobre eso en un futuro artículo.)

2. Tome una acción reflexiva

No necesariamente elegimos nuestros sentimientos, aunque elegimos cómo actuamos sobre ellos. Por mucho que notar nuestros sentimientos es importante, sería un error actuar sobre ellos sin consultar nuestro yo racional y pensante. El problema es que, cuando hay sentimientos fuertes, no tenemos mucho acceso a la parte de nuestro cerebro que hace elecciones bien pensadas. Tómate un tiempo. Permita que los sentimientos se asienten antes de tomar decisiones importantes en torno a la custodia de los hijos, acuerdos financieros o correos electrónicos a los internos. Respirar.

3. Obtenga soporte

Pero no de su (ex), La persona que está dejando la relación es casi seguro que no es la persona que le ayude a lidiar con el dolor que siente. Usted puede sentirse extremadamente necesitado o atraído a esta persona ahora mismo. No ceder a la necesidad de buscar consuelo allí, especialmente si no se ofrece. Si usted está sosteniendo hacia fuera esperanza para la reconciliación, diga tan, pero entonces consiga el apoyo a otra parte. Verte recogerte, cepillarte y tomar el apoyo de los demás es lo más atractivo de ti ahora mismo en los ojos de tu (ex) compañero. Recurrir a los amigos, la familia y la comunidad para obtener apoyo. Dígales qué ayuda y qué no. Encuentre un consejero o terapeuta en quien confíe.

4. Permanezca abierto

Incluso cuando duela Cuando nos sentimos heridos y enojados buscamos una explicación. Queremos entender. Suponemos que no deberíamos sentirnos así, que es un gran problema. Y así buscamos una razón. La razón que encontramos es casi siempre alguna versión de que soy malo o Ellos son malos o El mundo es malo. Lo que estas tres posiciones ofrecen es una manera de salir de la confusión. Asignar causa (culpa) alivia cierta tensión. El problema es que cada una de estas tres creencias nos encierra en una relación de confrontación – con uno mismo, con otro, o con la realidad (el mundo). No estoy diciendo que el final de tu relación no fue causado por ti o por ellos ni por la injusticia del mundo. Pero el conseguir demasiado fijado en cualesquiera de esas causas le hace rígido y cerrado a las posibilidades que podrían ser apenas alrededor de la esquina.

5. Ayudar a los demás

Este consejo me fue dado por un amigo hace más de una década cuando una relación terminaba y yo estaba en un profundo dolor. Sus palabras sencillas y sabias me llevaron al acto de escribir esto para ti ahora. Ayudar a los demás nos saca de nuestra cabeza y nos pone en contacto directo con la experiencia universal del sufrimiento. Todo el mundo hiere. Ayudar a alguien. Comparta su dolor, y sienta su propio suavizar.

www.justiceschanfarber.com

Escribir un comentario

*

Llamar Visa
Llamar 806